Monday, October 30, 2006

Espacios restringidos.

A veces pienso que mi vida es muy aburrida. Y un amigo, Boone, dice que sí, en realidad la vida es muy muy aburrida. Y lo dice con tal certeza que pienso: ¿quién es el aburrido? Y a veces también pienso que en la vida casi no pasa nada o no veo que pase nada, sólo el mismo acto que se repite, (válgame el pleonasmo) una y otra vez. Pero después me doy cuenta que no, que en realidad estamos y estoy viviendo a ritmos vertiginosos, elocuentes, difíciles también, que las personas que están a mi lado también cambian de formas sorprendentes pero por la cercanía no lo podemos ver o no los vemos porque también, creo, la vida comienza a acotarte en un espacio restringido: sólo los más cercanos, la mujer que amas, la familia, los amigos más cercanos.
Y la vida acordona, demarca, limita así y nos vayamos a Europa, así tengamos hijos y se nos mueran seres queridos. Y cambiamos terriblemente en cuestión de meses. Pienso esto porque ayer fui a visitar a unas buenas amigas: y sus hijos recién nacidos. Me senté en uno de los sillones largos de la casa de ellas y cargué al mayor. Me sorprendía lo profundo de su sueño, sus manitas, los dedos alargados. Estaban los dos vestidos de calabaza por la cercanía de Halloween.
Hace dos años o más en esa misma casa, en una fiesta, otra amiga nos contó que se iba a casar y a los meses nos contó de porqué no se casó y casi un año más tarde, nunca más volvió para decirnos, porqué en Europa, en Francia, después de realizar estudios de Filosofía, decidió tomar el hábito y convertirse en monja.
Y hace dos años también unos buenos amigos se casaron y tuvieron una niña y la bebita murió. Y recuerdo que después de la última misa de cuerpo presente fuimos todos a comer pollos asados a un restaurantito pequeño al sur de la ciudad. Y mis cambios, pienso, cuántas cosas no han pasado en estos dos años que me han hecho ir cambiando poco a poco muchas ideas y formas de ver la vida. El espacio restringido no se vuelve algo terrible, sino el hogar. Y pienso en otra amiga que se casó a escondidas y otra que volvió a vivir con su madre y amigas a quienes les diagnosticaron enfermedades terribles y ahora luchan contra ellas y amigos con hijos nuevos. Y pienso de nuevo, en los espacios restringidos, en el hogar, el cómo crecemos sin darnos cuenta, cómo maduramos sin darnos cuenta, terriblemente solos muchas veces, terriblemente acompañados también. Y todo eso me provocó ver al par de hijos de mis amigas que hace dos años andaban de fiesta en fiesta y habían decorado mi trajinera del cumpleaños 27 con muchos anuncios de: prohibido orinar en los canales, etcéteta etcétera. Y al final, ya se sabe, lamentablemente no se pudo respetar esa prohibición.

5 comments:

Damian Carrillo said...

A veces sucede lo contrario. Uno piensa que ha crecido, que ha madurado. Hasta que te reencuentras con tus excompañeros de la universidad, y despues de unos tragos te dicen: no has cambiado, sigues siendo el mismo. Y no se si eso es un cumplido.
Damian

ivanbuenader said...

Me gustó mucho el poema de la carne y el carnicero que está en el otro blog, pero no permitía dejar comentarios (por suerte, porque si no te embarran la cancha :)
Un abrazo

Liliana V. Blum said...

Toño, eché de menos tu crónica sobre la muerte de Mr. Peanut, Rafael Ramírez Heredia. No sé, de todos mis amigos que escriben, pensé que precisamente tú escribirías algo al respecto. Justo aquí lo iban a homenajear en el Festival Internacional Tamaulipas y también iba a recibir su homenaje en el Festival de Letras en el Mundo, pero murió antes.
Y ya listo para venir a Jaiboland?

rosa maria said...

Toño soy tu fan.. y para bien o para mal, varias gentes que ni conoces leen tu blog por recomendacion mia.
Oye, el Rodrigo no tiene blog?
abrazo,
la rosy.

A Ramos said...

Hola, Damian, Ivan, Liliana, Rosy... caray pues... quien sabe qué si sea un cumplido pero yo lo tomaría de que si. Si me dijeran eso pensaría que algo tal vez, mío y que es bueno, no ha cambiado.

ah, Ivan, ni digas, tu blog es muy chido y no, en el otro blog no permito comentarios porque luego, para qué quieres, terminaría el día deprimido de todas las cosas malas que me dirían.

Y Liliana, sí, estuve pensando sobre el Rayo pero no se me ha ocurrido nada. Es una lástima su muerte tan pronto.

y Rosy, jaja, así que gente que no conozco lee mi blog? jeje, y el Ro no tiene lamentablemente, espero que todo ande bien en las europas.