Thursday, September 28, 2006

Sorpresivo

Hoy, don Rafa, el portero de mi edificio (sí, tengo portero en donde vivo), se despidió de mí con una frase que nunca había utilizado: "Hasta luego, lindo". Me quedé medio inmovilizado. ¿Lindo? Y cuando le dije, gracias, gracias, insistió con un: "que te vaya bien, lindo".

Ni qué decir. Hay días raros, de eso no cabe duda.

2 comments:

LUDA said...

Ese no fue un día raro, fue un portero "raro".

odagledsozavacordnajela said...

pues si decides "cambiar de preferenencias" es probable que ya tengas ligue seguro...

mientras tanto: iiuuuuu!!!