Thursday, February 05, 2009

Acabo de ver en el blog de la Mine que puso fotos de la gente con la que extraña cotorrear, esa gente que ya te sabe, ya te conoce las mañas, que tú les conoces las suyas y que, como dicen por todas partes, no hay pedo. Lamentablemente casi siempre he padecido de algo: que mis amigos no se caigan muy bien entre sí. Los ejemplos son muchos. Pero lo importante de lo que me recordó la Mine fue esa gente que antes era amiga y que ya casi no la veo.
Por ejemplo Nora, compañera de la secu, sí, de la secu. No sé porqué pero nos habíamos hecho primos por el habla y la amistad. ¿Cómo está primo? Bien, ¿y usté prima? Así nos íbamos por la vida. Además, como mucho tiempo vendí periódico cerca de su casa, esto me permitía visitarla un poco más, los sábados cuando íbamos a la cobranza.
También recuerdo y me gustaría hablar de nuevo con Linda Montemayor. Estabamos en la secu y creo, éramos buenos amigos. Cuando me enfermé de viruela me llevó flores, qué cosa, que conmoción. La seguí viendo ya durante la preparatoria, hasta los inicios de la facultad. después le perdí la pista. Luego, hace como tres años volví a buscarla y su papá me dijo que se había casado, que no estaba, pero que volviera después. No volví.
También me acuerdo de Gloria Drawaillet, era muy divertida y mucho muy inteligente. Estábamos en segundo de secundaria, qué chiquillos y nos vimos también hasta la facultad. Luego dejé de tener la pista cerca (más bien me cambié de ciudad).
Así se me van juntando los nombres: Alfonso y Betty, Cristina Aguirre, Norma, una Elizabeth en la prepa que vivía en la Estancia, Ángel, ¿dónde andas Ángel Reta?las fresas, como se llamaban en el salón de comunicaciones a Elisa, ¿Elsa?, Elizabeth, Selena, Anarik y al Gilberto que ahora sale en la tele dando noticias de música grupera en el canal dos y que siempre se quejaba por mi voz, o bien, a Berenice. Qué de rostros somos.
Aunque claro, sigo viendo gente, buenos amigos, como los chicos de la prepa, Mónica, Rafael, Aneida, Diana, Denisov, Fabián y Enrique, o bien Josué y Diana de la secundaria y la Caro, el Rilva y Miner de la facultad. Aunque veo que con el paso el tiempo los lazos son menores y duran casi siempre el tiempo que convives con la gente. Siempre, al final, volvemos al pasado. A lo seguro auqnue a veces ya no tienes mucho en común con esas personas porque los intereses siempre nos lanzan a aventuras, pero con ellos siempre hay una cosa de familia. Amigos de familia, sin duda.

1 comment:

PIMP M(t)Y POETRY said...

toño!!!!!!!
cuáles mañas!!!!
mañas? jajajaja
por qué me balconeas...
si yo sólo quería drogarme ese día...

tu estás en el corazón siempre. pa qué te pones así. por cierto. voy al defe. del 14 al 17 o 21. no sé aún. t cotorreas o qué?

beso!