Wednesday, February 28, 2007

Me dice Geney que deberíamos de tallerear mi blog, que por eso no avanzo en la novela. Y sonríe. Y se va. Tal vez tiene razón. Aunque hace mucho que no escribo en el blog. En realidad, hace mucho que no "escribo", y lo pongo entre comillas aunque tal vez debería de ponerlo en mayúsculas. Siempre, desde que tengo noción, he querido ser escritor. No sé muy bien qué sea eso, ni si lo he logrado. Dicen que sí. Algunos eso dicen. Yo no lo creo. Pero llega un punto, en el que de una forma u otra, no me satisface nada. Pienso que hay más originalidad en ser taxista. Hoy tuve un deseo insospechado por ser taxista. Pensé, ok, es un trabajo difícil, los roban cada tres días, pero ha de ser padre ser taxista sin pensar que soy taxista porque no me quedó de otra. Me imaginé como un buen taxista, que no altera el taxímetro, que tiene una buena conversación, que sabe chistes o cuenta historias. No sé. Ahorita, quiero vomitar.

1 comment:

blanca figueroa said...

A lo mejor si fueras taxista querrías ser escritor para contar las historias que has vivido manejando tu transporte.
Yo veo que sí escribes.