Wednesday, April 11, 2007

Hace tiempo leía sobre las secas literarias. Lo leía en un artículo de Donoso en su libro Artículos de incierta necesidad. Y pensé que yo también estaba en una seca. Sí se pueden romper las secas, sólo hay que esperar. Hoy terminé la primera versión de una historia larga. 223 cuartillas escritas en un mes. Siento como si hubiera orinado largamente.

4 comments:

akamu said...

wow, men. mis respetos!
si tomaste mucho diuretico mental para semejante escritura.

a veces me cuesta trabajo comenzar a escribir una línea; por cierto, cómo encontrar una noria cuando uno tiene una sequedad? llevo mucho tiempo sin poder aterriza algo.

A Ramos said...

Mmm... creo que la unica forma es con paciencia y manteniéndose alerta. Cualquier idea puede resultar un aguacero. Saludos Akamu

blanca figueroa said...

¡¡223 cuartillas!! Qué bárbaro, vaya que tenías cosas qué escribir, me imagino (sólo me imagino) cómo te has de haber sentido mientras veías cuánto escribías.

A Ramos said...

Me sentía sorprendido y debo decir que, orgulloso. Ahora no veré ese trabajo en un buen tiempo y luego volveré a trabajarlo