Thursday, April 19, 2007

Por sus frutos los conocerán, dice en la biblia y al leer mis últimos post de este blog me reconozco vanidoso o preocupado por la salud o, de hueva. Y me quejo de la comida, pero hoy, comí muy bien. Compré unos filetes de salmón y los doré con sal y pimienta mientras en otro sartén cocía rajas de chile poblano, cebollas y champiñones. La verdad, comí muy rico mientras miraba por la televisión a Los protagonistas de la tarde. ¿Qué extrañas de antes?, me preguntó una de mis doctoras. Y yo, no sé porqué me acordé de Sarabia y le dije: extraño comer con los amigos, extraño pagar por mi comida en una fonda o caminar a la zona rosa a buscar algún restaurante de comida rápida, pero en el fondo, extraño comer con mis amigos.
Mis amigos, buen lío. Escuchan la palabra dieta y todos huyen a sus casas o se refugian frente a un mostrador de Burguer king. Y mientras, el Toño come 300 gramos de lechuga, o come chayotes hervidos o brócili con la vana ilusión de que saben a maíz. Pero, bueno, el esfuerzo a valido la pena. Pronto dejaré esta etapa e iniciaré una más sana donde las donas con chocolate no sean un maleficio, donde comer un taco de arroz con huevo no sea pecado. Pero mis amigos, dudo que vuelva a comer con esos desagradecidos, jaja.

1 comment:

akamu said...

el primer día de la dieta de dos amigos de mi ex trabajo fue el decisivo para seguir comiendo en la calle.

fuimos a un carl's y ellos pidieron la hamburguesa low carb y ensalada en vez de papas. en cambio, yo pedí acá el mega combo incluye colesterol y listo.

cuando comenzamos a comer, no me percaté que ambos me veían, mientras yo caracterizaba a los actores de anunios de comida (que fue sin querer, la verdad los estimo mucho para haberlos molestado)

después de ese penoso inicio, decidieron comer en sus casa; algunos los acompañé y la verdad, si, comer sanamente es delicioso, te lo digo porque mi madre hace unos guisos acá delidelideliciosos y en mi trabajo, evado los fast foods gracias a una nutriologa, no por dieta, sino que la comida no me cae tan pesada.

saludos