Tuesday, May 01, 2007

Trabajos

En cinco meses volveré a la vida real: es decir: no tendré un ingreso mensual para pagar la renta, para comprar comida o para comprar discos o películas. Me turba y me emociona este volver al trabajo. ¿De qué he trabajado? Un poco de todo. De niño vendía periódicos. Una vez vi al abuelo caerse de la bicicleta y llevarse con él más de doscientos periódicos de los que sólo se salvó la mitad del agua que bajaba por la calle de Piletas. Luego, le ayudé a mi primo a vender frutas casa por casa y más tarde vendí mesedoras para don Antonio Roca y luego promocionaba a una escuela de belleza y computación. Ahí terminé mi primer temporada como persona laboral.
Entonces, me dediqué a estudiar.
Volví a las huestes laborales casi cuatro años después, cuando trabajé como auxiliar contable en Mr.Pizza. Ese trabajo me gustaba: los contadores me contaban todas sus proezas con las mujeres y además, al mediodía, siempre estaba una motocicleta de Mr. Pizza a la puerta de la oficina. Y después, volví a dejar de trabajar hasta los 18 años cuando puse mi negocio de ropa deportiva. No olvido a un hombre que, mientras intentaba vender un short, sacó su billetera y me mostró todos los billetes de alta denominación que traía: "no tengo cambio, para la otra", me dijo. Duré con mi negocio casi cinco años y lo dejé cuando entré a trabajar a Conarte y después renuncié para venir al D.F. al CME. Un año sabático duró esa experiencia hasta que entré a IBM-Santader y más tarde al ILCE.
Ahora, están por terminarse estos últimos dos años, un verdadero regalo, no encuentro otra palabra y estoy ya preparando los curriculums. El desempleo está difícil, pero sé que podría trabajar en lo que sea: archivista, capturista; pero claro, le tiraré a la grande: iré a dejar curriculum al club de futbol Pachuca a ver si me contratan como asesor. Si alguien tiene un contacto en Hidalgo, pásenlo por favor.

5 comments:

Iván said...

Toño: Soy fan de tu blog y en especial de tu forma de escribir. Siempre encuentras la forma de llegarme al alma. Tu post acerca de los 30 años es formidable, yo el próximo sábado los cumplo y me gustaría mucho que estuvieras ahí junto con O o la gente que tu quieras (checa los detalles en mi blog).

P.D. La forma en que conoci tu blog fue curiosa y me gustaría contartela en persona. Por cierto, irá un sobrino de Enrique Meza, igual y él te puede echar una mano con tus planes.

blanca figueroa said...

Oye, pues sí has tenido varios trabajos. Me sorprendiste con lo de tu negocio de ropa deportiva. Además es interesante tu situación porque te has arriesgado, ya con tu negocio o ya con venir al DF y dedicarte a escribir.

Pelmaza said...

También te puedes volver minero, como el Tryno.

KICHO said...

Sr. Antonio
Esto de las chambas es como uno va buscando su mision en la vida. Yo tenia claro la mia pero ahora surgio una nueva.
Como usted es escritor de verdad, me gustaria que de una checada a mi blog.
Un servidor.
Kicho El Llantero

Anonymous said...

¿Minero? No, luego te va a dar el síndrome de Zoolander, y te vas a regresar llorando a la primera que se te rompa una uña. Como un escritorcito que yo conozco.