Tuesday, December 04, 2007

Elida y Lacho

Elida es mi amiga. Lacho también. A Elida la conocí en las aulas de FFyL. A Lacho, una noche de fiesta en un antro en San Nicolás de los Garza. Con Elida y Lacho he pasado momentos muy padres. Una vez madrugamos en la Huasteca. Un loco había metido su camioneta al cauce del río y patinaba las llantas y todo el cañón sabía a piedras. Luego, ya de regreso a la ciudad, mientras Elida vomitaba, Lacho y yo comíamos tacos de Felix U Gómez y Madero.
Lacho es muy juguetón. Tiene la capacidad de hacer reir a la gente. Sólo ayer, Elida me dijo que dijo: Me van a sacar el diablo. Y Elida sonrió, creo, al oírlo. Lacho come mucho. Bueno, hemos ido de visita a los tacos de barbacoa en la alameda y una vez llegamos a unas carnitas en el mercado de la bola en el D.F. También fuimos al Chupacabras, antes de que los cambiaran al descubrirles no sé qué tantos microbios en las salsas.
El día de la boda, como bailamos y comos nos reímos. Lacho estaba tome y tome fotos. Traía una camisa blanca con un estampado de smoking bajo el traje. Hemos antreado por el barrio Antiguo, qué más...
Lacho. Horacio. Definitivamente, Horacio es mi amigo, como lo es Elida. Hoy sólo puedo pensar en eso: en mis amigos. Para mí eso importa mucho, esa palabra. Lamentablemente la ofrezco con mucha facilidad a desconocidos o conocidos y luego me entero de chismes, rumores o puñaladas por la espalda. Pero Horacio es mi amigo. Horacio, mi amigo. Sé que leerás esto pronto. Lo sé. Hoy duermes, pero despertarás para leer esto. Lo sé.

1 comment:

Anonymous said...

Your blog keeps getting better and better! Your older articles are not as good as newer ones you have a lot more creativity and originality now keep it up!