Tuesday, March 27, 2007

Me leo

Es curioso, pero a veces me sorprendo leyéndome. Entro a una máquina, hastiado de cualquier cosa y me instalo en este o en mis otros blogs y pongo a leerme. No sé si sea narcismo, pero a veces yo mismo me arranco una sonrisa. No por la calidad de la prosa, soy el último el decirlo, sino porque a veces me sorprenden los recuerdos. Es curioso y al mismo tiempo, no. Los blogs son la extensión de nosotros mismos. Y sigo leyéndome. A veces me arrullo, a veces sigo con interés lo que cuento. Sólo en el blog puedo saber qué se siente leerse a uno mismo. Con los libros o cuentos, no. Hay ahí demasiado trabajo, demasiadas horas robadas a la corrección y la musa. Leer un cuento es como leer un manual de ingeniería, cuando tú eres el autor de ese cuento. Pero en el blog, creo, hay cierta libertad porque las palabras se olvidan y puedes volver a ellas con ojos nuevos. Volveré

2 comments:

blanca figueroa said...

A mí también me gusta leerme y a veces no me reconozco, pienso o más bien me pregunto: ¿yo escribí esto?

Temira said...

Good post.